La urbanización ha llegado a un punto de inflexión y las ciudades sostenibles sucederán por diseño, no de manera predeterminada. 

La Nueva Agenda Urbana que se completó en la Conferencia Hábitat III de las Naciones Unidas en Quito, Ecuador en octubre de 2016, ofrece un plan de acción para el desarrollo urbano sostenible con un enfoque en la vivienda.

Las partes interesadas en todos los niveles deben trabajar en conjunto para ayudar a crear un ambiente propicio y establecer planes y políticas urbanas que prioricen la vivienda adecuada y asequible, tenencia de la tierra segura y desarrollo liderado por la comunidad, fomentando ciudades sostenibles donde todos tengan un lugar digno para vivir.

A fin de implementar la Nueva Agenda Urbana, los gobiernos nacionales deben efectuar lo siguiente

  • Formación de comisiones lideradas por el país

Los gobiernos nacionales deben establecer comisiones u otros organismos dedicados al desarrollo de planes, financiamiento e iniciativas relacionadas con la Nueva Agenda Urbana.

  • Fortalecimiento y promulgación de las leyes y regulaciones urbanas

Los gobiernos nacionales deben fortalecer y promulgar leyes y reglamentos urbanos, especialmente en relación con la tierra y la vivienda, y apoyar estudios a niveles subnacionales y locales que toman en consideración el principio de subsidiariedad.

  • Desarrollo de planes financieros 

La aplicación de la Nueva Agenda Urbana exige que los gobiernos nacionales desarrollen un plan financiero, el cual sirve como un marco general y contribuye a la comprensión global de las estructuras de gobierno y de las condiciones fiscales.

  • Permitir la participación de las partes interesadas

Las comunidades conocen sus necesidades específicas y deben hacerse cargo de un papel esencial en la definición de su futuro.

  • Fortalecer las plataformas de implementación y de ONU-Hábitat

Los gobiernos se enfrenan a enormes desafíos a medida que la población crece y a menudo carecen de capacidad, recursos y sistemas administrativos para recoger datos exactos y confiables.

A fin de implementar la Nueva Agenda Urbana, la Organización de las Naciones Unidades debe efectuar lo siguiente:

  • Centralización del seguimiento y la revisión

Si bien los gobiernos y los ciudadanos tienen por igual un interés en el éxito de la Nueva Agenda Urbana, debe existir un mecanismo centralizado y coordinado en la Organización de las Naciones Unidas que esté a cargo formalmente de su implementación y eleve su perfil.

  • Fortalecer las plataformas de implementación y de ONU-Hábitat 

ONU-Hábitat tiene el liderazgo de la labor de las Naciones Unidas en relación con el desarrollo urbano y la vivienda y por lo tanto, debe ser tan eficiente y eficaz como sea posible para ayudar a implementar la Nueva Agenda Urbana.

  • Aumento del financiamiento, la investigación y la capacidad de las ciudades

Las Naciones Unidas y sus estados miembros deben incrementar el financiamiento, la investigación y la capacidad de las ciudades para asegurar que el crecimiento urbano en los próximos 20 años sea inclusivo y sostenible.

  • Promover la colaboración intersectorial

Para alcanzar los ambiciosos objetivos previstos en la Nueva Agenda Urbana, será necesario que diversos sectores y disciplinas trabajen juntos y orienten sus capacidades y fortalezas complementarias.

Yo apoyo “Solid Ground”, una campaña de promoción mundial de Hábitat para la Humanidad, y le insto a avanzar en la Nueva Agenda Urbana respaldando sus Prioridades Políticas para la Implementación de la Nueva Agenda Urbana. Gracias por acompañarme en la creación de un mundo en el que cada uno tiene un lugar digno donde vivir.