Estimado encargado de formular las políticas:

El 75% de las personas en el mundo carece de documentación adecuada del suelo que habita. Sin suelo, no puede haber vivienda; por lo que la vivienda es clave para la estabilidad y la oportunidad. Para abordar esto, Hábitat para la Humanidad estableció la campaña Suelo Seguro, la cual promueve cambios en políticas y sistemas de suelos en 40 países, con el fin de garantizar que más personas en el mundo tengan acceso a un terreno en el que puedan construir un hogar.

Suelo Seguro está mejorando las políticas de acceso al suelo a través de cuatro áreas clave:

Tenencia segura: La tenencia del suelo es fundamental para mejorar las condiciones de vida. La mayoría de personas y familias en el mundo no posee derechos reconocidos del suelo que habitan, lo que las hace vulnerables al desalojo. La tenencia segura proporciona la estabilidad necesaria para garantizar que las mejoras al alojamiento puedan ser sostenibles y duraderas, fomentando un mayor desarrollo en las comunidades.

Igualdad de género: Las mujeres representan la mitad de la población mundial, pero poseen mucho menos títulos de propiedad que los hombres. Las mujeres son excluidas del acceso al suelo por regulaciones y prácticas discriminatorias. Sabemos que mejorar los derechos de propiedad de las mujeres tiene un profundo efecto en su salud, educación, potencial de ingresos, en sus familias y comunidades. Las mujeres tienden a compartir el beneficio de tenencia segura entre los miembros del hogar, lo cual es importante para crear un entorno más estable para sus hijos e hijas.

Mejoramiento de asentamientos informales: Una de cada siete personas en el planeta vive en un asentamiento informal. Para 2030, se espera que la población mundial en asentamientos informales se duplique a dos mil millones. Cada vez más, las comunidades vulnerables son desalojadas por la fuerza y ​​empujadas a los límites de las ciudades, hacia áreas no planificadas y mal atendidas, carentes de servicios básicos como instalaciones de agua, saneamiento e higiene. La clave de una urbanización sostenible es mejorar los asentamientos informales, garantizando la tenencia segura para estas familias.

Resiliencia ante desastres: Los desastres afectan a unos 188 millones de personas cada año. Las comunidades sin tenencia segura viven en mayor riesgo. Muchas personas habitan alojamientos mal construidos y en lugares inseguros; y, cuando temen ser desalojadas, no están dispuestas o no pueden invertir en medidas de resiliencia. Por temor a no poder regresar a su terreno, los residentes no registrados pueden negarse a evacuar las áreas de alto riesgo durante los desastres, poniendo en peligro sus vidas en un intento por conservar su suelo. La resiliencia ante desastres permite a las comunidades prepararse, responder y recuperarse mejor en caso de desastres, ya sean predecibles o no.

La campaña en incidencia global de Hábitat para la Humanidad, Suelo Seguro, está mejorando el acceso al suelo para vivienda a través de la tenencia segura, la igualdad de género, el mejoramiento de asentamientos informales y la resiliencia ante desastres. Estamos trabajando para mejorar las políticas y los sistemas de suelo en todos los niveles. Reconocemos la interconectividad de los marcos políticos regionales y mundiales; incluyendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, la Nueva Agenda Urbana y el futuro Acuerdo de Colaboración entre estados de la Unión Europea y África, el Caribe y el Pacífico, con políticas y sistemas de suelo locales y nacionales en todo el mundo.

Me uno a Suelo Seguro para instar a los encargados de formular políticas y sistemas, en todos los niveles, a mejorar el acceso al suelo para alojamiento.

Juntas, nuestras firmas amplifican las voces de los promotores de la causa de Suelo Seguro que trabajan localmente, para demostrar a quienes toman las decisiones y a otros actores involucrados clave en todo el mundo, que el suelo y la vivienda son una prioridad para lograr resultados de desarrollo positivos para todos.